Archive for the ‘Diseño’ Category

Crayon Health Bars
1 junio, 2010

¿Te gusta dibujar pero no sabes hacer un retrato con un seis y un cuatro?. No te preocupes, existe la herramienta perfecta para ti. Sácalos de la caja y a ver si te llega la inspiración a base de mordiscos.

Link

Anuncios

The OPC Computer Amplifier Speaker by ORANGE
11 mayo, 2010

Me encantan los amplificadores Orange. No tanto los aparatos “all in one”. Pero esto se me antoja, cuanto menos, interesante. Para empezar, nada menos que una legendaria compañía de amplificadores fabricando ordenadores. Mejor dicho, un ordenador con forma de amplificador.

Se trata de una CPU de última generación, con un sistema de refrigeración único y una robustez a prueba de “rabietas” a lo Pete Townshend de The Who, donde podremos reproducir, grabar y editar cualquier instrumento que conectemos.

Porque, además de los clásicos periféricos que se pueden conectar a un ordenador convencional, tendremos la posibilidad de “enchufar” guitarras, teclados, micrófonos, etc., y reproducirlos a través del sistema de amplificación y el altavoz de alta potencia que lleva, el cual entendemos será digno de la casa británica. Además del software para grabar y editar la música que queramos reproducir, podremos emular infinitos sonidos de los amplificadores Orange.

Sea lo que sea, el aspecto es genial y habrá que seguirle la pista para ver tanto su funcionamiento como su precio. Estaremos muy atentos al próximo mes de Junio.

Vía.

Leaf Tie
7 mayo, 2010

Para esos cables rebeldes. O simplemente para dar un toque de alegría. Indudablemente me quedo con los verdes…

Los responsables son Lufdesign.


The Piano Table
21 abril, 2010

Mi tía siempre nos decía (a todos sus sobrinos) que al primero que aprendiera piano le regalaría uno. Pero mis hermanos y yo solo pensábamos en guitarras eléctricas, baterías y todo tipo de distorsiones. Viendo este piano, me vuelven las ganas de intentarlo.

Además, me hace falta una mesa más grande para el salón…

Toddy Sleepwear
14 diciembre, 2009

Pijamas nada convencionales llegados desde Australia. Ajustados, cómodos, calentitos, divertidos… justo lo que necesito.

Aquí podrás comprar on-line.

Leica M7 Hermès limited edition
19 noviembre, 2009

Hay ciertas cosas en la vida donde uno se conformaría única y exclusivamente con sentirlas propias por una sola vez, con poder tocarlas por un momento, con tenerlas cara a cara un solo segundo, con contemplarlas de cerca aunque solo fuera un instante… como esa efímera e inusual maravilla de la naturaleza, como esa obra de arte que tantos sentimientos nos despierta, como ese tan anhelado amor platónico… como una Leica M7 Hermès edición limitada.

La famosa cámara viene equipada con una lente Leica SUMMILUX-M 35 mm f/1.4 ASPH con parasol, el accesorio LEICAVIT M y correa de cuero. Parece ser que únicamente se fabricarán 100 unidades de cada color a unos respetables 9.605 €.

Aunque no hiciera fotos y en vez de ello tirara agua… me la compraría. Eso sí… con una más que sustancial rebaja en el precio.

Yamaha EC-F: “Electric Motorcycle”
5 noviembre, 2009

yamaha-electric

En un mundo imaginario sería perfecta. Sin humos, sin contaminación… totalmente ecológica.

Marc Jacobs and the Skateboard
23 septiembre, 2009

marc-jacobs-skate

Ideal para saltar bordillos, hacer ollies, nollies, kickflips, esquivar obstáculos y deslizarse por barandillas. Las tablas son limitadas a 100 unidades por diseño y cuestan 89 dólares “each one”… solo la tabla, claro.

¿En que “berengenal” no está metido este tipo?…

Me gusta Bitter Kas…
19 junio, 2009

bitterkas-new

En mi nevera siempre hay Bitter Kas. Es diferente. Me gusta su sabor. Me gusta su color. Y me gusta mucho más ahora que ha cambiado su branding y packaging, obra de Morera Design.

Aún siendo un adolescente, fue la primera vez que probé el Bitter Kas… y nunca jamás lo olvidaré.

“Recuerdo que era una calurosa tarde de verano. Estabamos en el chalet de una amiga y, sentamos en la piscina, ella se ofreció a sacarnos unos refrescos (nada de alcohol, por supuesto). Todos pedían agua, batidos, coca-cola, etc… y a ella (a la que para mi era la chica más bella del planeta) se le ocurrió decir que tomaría un Bitter Kas. En ese momento se hizo un silencio (la mayoría no sabía que demonios era eso), pero yo, valiente de mi, alcé la mano y dije: “María, yo quiero uno también”. Solo por como me miró ella, mereció la pena el haber tomado esa decisión (a pesar de todo el sufrimiento que vino después). El resto del personal (que no era poco) me miró con una mezcla de asombro y asco.

Pues bien, lo bueno vino cuando María y su Mamá se presentaron con sendas bandejas y todo tipo de bebidas con mucho hielo, pajitas… y dos brebajes de color rojo que parecían un preparado de quimicefa. Por eliminación, supe que uno de “esos” era mío y comencé a plantearme seriamente la posibilidad de inventarme una excusa para no tener que ingerir aquello, pues en mi foro interno empezaba a ser consciente de que había sido una mala idea. Todos y cada uno de los presentes echaron mano de sus vasos y comenzaron a beber como si se acabara el mundo, menos Maria, que daba sorbitos pequeños. Entonces yo, astuto de mi, deduje que ese debía de ser el “modus operandi” de tomárselo… poco a poco. Pero la sed que tenía y el calor que hacía (a pesar de estar resguardados con sombrillas y hamacas al borde de la piscina) eran muy acuciantes y superiores a mi pavor.

Pensé, entonces, que María y las chicas debían beber así porque eran muy finas y elegantes, pero yo era un chico… y tenía una sed de mil demonios. No vacilé más y le di un buen trago largo. Isofacto, y a la vez que solté un gemido, mi cara al completo hizo implosión mostrando solo un pequeño orificio (mi boca arrugada como el culo de un mono) por donde asomaba única y exclusivamente un bracket y chorreaba el “asqueroso y amargo” líquido rojo. Por un momento pensé y creí que nadie se había dado cuenta, pero no fue así. Era el centro de todas las miradas. Resultaron ser unos segundos “raros”, de silencio, donde nadie se atrevía a decir nada. Al final, hice acopio de valor y después de un “estoy bien, me entró por mal sitio!” me terminé el (en aquel entonces dichoso) Bitter Kas como si no hubiera pasado nada… y todo volvió a la normalidad.

La tarde fue inmejorable. Me terminó gustando, aunque admití que no lo había tomado antes. Casi todos lo terminaron probando, con diferentes reacciones. Nos hicimos muchas bromas. Pasamos largas horas en la piscina. María se rió mucho conmigo… “.

Cuando bebo Bitter Kas me acuerdo de esa tarde… de María… del verano cuando tienes 15 años…

¿Aún no lo has probado?… te animo a que lo hagas!.

SofaBox
27 noviembre, 2008

-¿Perdón?… ¿Que no aceptais barco como animal acuático?… pues la fiesta será tuya, pero el sofá es mio y me lo llevo!.

-Vale, llévatelo. Jugaremos al “strip twister” en el suelo.